MARÍA MOLINER

María Moliner nació el 30 de marzo de 1900 en la localidad Zaragozana de Paniza. Su familia se trasladó a Madrid en los primeros años del siglo XX y en la capital comenzó sus estudios en la Institución Libre de Enseñanza, donde fue, al parecer, don Américo Castro quien suscitó su interés por la expresión lingüística y por la gramática. A su regreso a Zaragoza, se formó y trabajó como filóloga y lexicógrafa en el Estudio de Filología de Aragón (1917‐1921) y colaboró en la realización del Diccionario aragonés de dicha institución. Se licenció en 1921 en la especialidad de Historia, la única la única existente por entonces en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza, con las máximas calificaciones y Premio Extraordinario.
Al año siguiente, María ganó las oposiciones para el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, siendo destinada al Archivo General de Simancas y, posteriormente, al Archivo de la Delegación de Hacienda en Murcia y Valencia.

Fue además la primera mujer en impartir clase en la Universidad de Murcia, durante 1924.
En el decenio 1929‐1939 tomó parte activa en la política bibliotecaria nacional, colaborando con la Institución Libre de Enseñanza en proyectos como las Misiones Pedagógicas.

Su inclinación por el archivo, por la organización de bibliotecas y por la difusión cultural, la llevó a reflexionar sobre ello en varios textos: Bibliotecas rurales y redes de bibliotecas en España (1935) y a una participación muy activa en el grupo de trabajo que publicó, de forma colectiva, las Instrucciones para el servicio de pequeñas bibliotecas (1937). Además, dirigió la Biblioteca de la Universidad de Valencia, participó en la Junta de Adquisición de Libros e Intercambio Internacional, que tenía el encargo de dar a conocer al mundo los libros que se editaban en España, y desarrolló un amplio trabajo como vocal de la Sección de Bibliotecas del Consejo Central de Archivos, Bibliotecas y Tesoro Artístico, creado en febrero de 1937, en la que Moliner fue encargada de la Subsección de Bibliotecas Escolares

En 1939, tras la Guerra Civil, sufrió los excesos de la depuración franquista del magisterio español y regresó al Archivo de Hacienda de Valencia, bajando dieciocho niveles en el escalafón del Cuerpo.

En 1946 se incorpora a la Biblioteca de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Madrid, llegando a ser su directora hasta su jubilación en 1970. Ese año, el Ministerio de Educación y Ciencia, por acuerdo de 6 de julio de 1970, acordó su ingreso en la Orden Civil de Alfonso X el Sabio, en su categoría de Lazo.

Los últimos años de la vida de María estuvieron marcados por el deseo de pulir y ampliar con
tranquilidad su Diccionario de uso del español, cuya primera edición (la única autorizada por ella) fue publicada en 1966‐67. Sin embargo, en el verano de 1973 surgieron repentinamente los primeros síntomas de una arterioesclerosis cerebral, enfermedad que la iría retirando de toda actividad intelectual. Falleció, en Madrid, en 1981.

Martes 26 noviembre a las 19.30h

EncuentroMaría Moliner: mucho más que un diccionario.

Ponente: Ana de Santos. Directora de la Biblioteca Nacional.

Lugar: Auditorio Instituto Cervantes
C/Barquillo, 4| Madrid

Ana de Santos. Directora de la Biblioteca Nacional.

Ana Santos Aramburo nació en Zaragoza en el año 1957, tanto la enseñanza media como la universitaria las cursó en esa ciudad donde vivió hasta los 23 años. Estudió en la que entonces se llamaba Facultad de Filosofía y Letras y una vez terminada su licenciatura ingresó, por oposición en el año 1981, como Auxiliar de Biblioteca de la Universidad de Zaragoza. Al año siguiente se trasladó a la Universidad Complutense de Madrid, dónde ha realizado la mayor parte de su carrera profesional durante más de 25 años, ocupando en su biblioteca diversos puestos de responsabilidad, entre ellos su Dirección.
Conoce también las bibliotecas públicas, puesto que fue Directora General de Bibliotecas del Ayuntamiento de Madrid. En la Biblioteca Nacional de España fue responsable de la Dirección Cultural entre 2007 y 2011, años en los que esta institución se empezaba a abrir a nuevos públicos y desde 2013 es su Directora.
Esta larga trayectoria como bibliotecaria le ha permitido vivir en primera persona los profundos cambios a los que las bibliotecas se han visto sometidas, con la evolución de las tecnologías de la información, en los últimos 30 años. Su trabajo siempre ha estado relacionado con la innovación y la puesta en funcionamiento de nuevos proyectos. Bibliotecaria vocacional, se siente una persona comprometida con el servicio público y defiende la profesionalidad de la administración como medio de mejora para la ciudadanía.
En noviembre 2016 ha sido galardonada con el Premio a la Trayectoria Profesional en el Sector del Libro de Aragón 2015, que concede el Gobierno de Aragón. Asimismo, en septiembre 2017 ha recibido el Premio a los Valores Humanos y el Conocimiento en la XIV edición de los Premios HERALDO. En marzo 2018 se le otorgó el reconocimiento como Mujer y Cultura 2018 por el jurado de los Premios Internacionales Madrid Woman’s Week 2018.

Contacta con nosotros

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

No lo lees? Cambia el texto.